Hemos ocupado la sede de Emakunde para denunciar que la brecha salarial es un problema político

“La brecha salarial de género no es una cantidad, es un problema político”. Bajo este lema nos estamos movilizado ante Emakunde, en Gasteiz, donde hemos registrado un escrito para exigir medidas eficaces para hacer frente a esta discriminación. Posteriormente, hemos ocupado la propia sede de Emakunde y hemos realizado en ella una asamblea para denunciar que la brecha salarial es una herramienta del sistema para no valorar nuestros trabajos, apropiarse gratuitamente de ellos, pagarnos menos, imponernos jornadas parciales y contratos temporales y obligarnos a realizar los trabajos de cuidados. También nos hemos movilizado en Iruñea, ante el Parlamento de Nafarroa. En este caso, hemos interpelado al Instituto Navarro por la Igualdad.

Seguir leyendo –>