No todo lo que reluce es oro en la UPV/EHU

 

LAB se ha concentrado a las puertas del Edificio Barriola en el acto inaugural del  curso 2017-2018 al que han asistido la Consejera de Educación Cristina Uriarte, el Lehendakari Inigo Urkullu y la rectora de la universidad pública, Nekane Balluerka, entre otras autoridades y miembros de la comunidad universitaria.

En dicha concentración LAB ha dado a conocer el siguiente comunicado:

Estos días hemos oído decir al Lehendakari Urkullu que el Gobierno Vasco tiene voluntad de acompañar el esfuerzo que deben seguir realizando en el camino hacia la excelencia la enseñanza superior y la investigación. En ello se empeña también la UPV-EHU. Es habitual que los dirigentes de una y otra institucion utilicen palabras como excelencia, calidad, competitividad, rankings diversos, mejora de resultados, prestigio, flexibilidad de las contrataciones, ampliar las posibilidades de financiación privada… 

No cabe duda. La educación superior y la investigación son herramientas imprescindibles para garantizar la calidad de vida actual y futura de la sociedad vasca. Pero ello no es gratis ni un ‘milagro’ que pueda alcanzarse a costa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Ese esfuerzo no lo realizan las máquinas, sino todo el personal de la universidad pública vasca: el profesorado, el personal investigador y el de administración y servicios. Por desgracia, no son frecuentes las ocasiones en que los responsables políticos hablan de nosotras y nosotros. Tampoco, desafortunadamente, los de la propia UPV-EHU. Y la situación laboral de gran parte de quienes aquí trabajamos no es excelente, a pesar de que muchas personas piensen lo contrario.

Son demasiados los puestos de trabajo en la UPV/EHU en los que tienden a perpetuarse el trabajo a tiempo parcial y la temporalidad. Las condiciones de trabajo y los salarios del profesorado, del personal investigador y de administración y servicios que se encuentran en esa situación poco tienen de excelentes, de calidad e incluso de dignos. He aquí varios ejemplos:

Ámbito del PDI:
Entre el profesorado, hay una “lista de espera” de más de 200 personas que, habiendo cumplido todos los requisitos, llevan años esperando poder acceder a una plaza fija; en torno a 1.150 investigadores e investigadoras que no tienen nada claro cuál será su futuro cercano; el salario bruto del profesorado con un contrato parcial a media jornada docente es de 492 € (el 22% de la del profesorado a jornada completa); y que el sueldo base de buena parte del profesorado de la universidad es 6.000 € anuales menor que el de el profesorado de enseñanzas medias.

Ámbito del PAS:
La situación del personal de Administración y Servicios no es tan buena como mucha gente cree: la tasa de temporalidad entre este personal alcanza unos niveles vergonzantes que no tiene parangón entre las administraciones públicas de nuestro entorno: ¡¡¡el 53,4% entre el PAS funcionario y 85,2% entre el PAS laboral!!!. En total, el 61,2% de todo su personal trabaja con contratos temporales. Entre ellos se encuentran quienes llevan más de 6, 9, 12 y 15 años pasando de un contrato a otro, pasando por encima de lo que establecen la normativa y las sentencias europeas. Además, se le niegan a mucho de este personal algunos derechos reconocidos al personal fijo.

En general
A partir del año 2010 venimos padeciendo reducciones de nuestros salarios: primero, nos aplicaron una disminución de un 5% de media; en el 2012 nos quitaron la paga extra que, mientras en las administraciones del entorno ha sido devuelta íntegramente, a nosotros se nos adeuda todavía un 25%; suprimieron las aportaciones a Itzarri, que suponían un 3% de nuestras percepciones económicas. En vez de promover medidas para recuperar el poder adquisitivo perdido –como han hecho otras administraciones del entorno- , únicamente nos aumentan el sueldo en un escaso 1%…

Por si fuera poco, el Gobierno Vasco no ha cumplido los compromisos acordados con la UPV-EHU, como lo pone en evidencia que las aportaciones económicas previstas tanto en el Plan Universitario anterior como en el actualmente vigente han disminuído de año en año, provocando la merma de la calidad docente (falta de recursos económicos para la realización de prácticas y otro tipo de actividades…), la disminución de los recursos en investigación y una patente escasez de medios económicos para el impulso de las infraestructuras necesarias (¿para cuándo la nueva Facultad de Medicina y Enfermería?) y las inversiones que son necesarias realizar en los múltiples edificios de la universidad o para su mantenimiento en unas condiciones de uso y seguridad adecuadas.

Por todo ello manifestamos que no es suficiente un incremento del 5% de la financiación pública a la universidad, como está reclamando la rectora de la UPV/EHU al lehendakari, pues dejaría a la UPV/EHU muy por debajo todavía de los niveles de financiación de 2010; que es preciso tomar medidas con la mayor celeridad para hacer frente a las enormes tasas de precariedad y temporalidad (pactando nuevos acuerdos de estabilidad y, dejando de lado las tasas de reposición, posibilitando unas Ofertas Públicas de Empleo adecuadas en el ámbito del PAS como del PDI, entre otras); que son necesarias subidas salariales por encima del IPC para recuperar el poder adquisitivo o dignificar los agraviantes sueldos de algunos colectivos (devolviéndonos en el 2017 la paga extra al completo, volviendo a realizar las aportaciones a Itzarri, solucionando el litigio en torno a los complementos y normalizando sus convocatorias, pagando los quinquenios y sexenios al PDI temporal y realizando la valoración de los puestos de trabajo del PAS…); que es inexcusable garantizar unas condiciones de trabajo dignas al conjunto de colectivos universitarios y que es imprescindible una financiación pública que, además de estable, se vea aumentada para poder hacer frente a todas las necesidades (en docencia, investigación, transferencia, inversiones, euskaldunización y, cómo no, en lo relativo a los compromisos adquiridos con su personal) de la UPV-EHU con garantías que, por lo demás, nos permitan ir acercándonos a las medias europeas de financiación y revertir la tendencia contraria a ello impulsada hasta ahora por el Gobierno Vasco.

Son estas medidas las que pueden efectivamente garantizar que la UPV-EHU de pasos firmes en todos los ámbitos y, consecuentemente, realice la contribución a Euskal Herria y a su sociedad que ambas necesitan y se merecen. LAB quiere manifestar con claridad a la Rectora Nekane Balluerka y al Lehendakari Iñigo Urkullu:

* ¡Estabilidad ya!
* ¡Salarios y condiciones laborales dignas para todo el personal!
* ¡Aumento de la financiación pública de la UPV-EHU!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *