Huelga feminista del 8 de marzo en la UPV/EHU: éxito y resistencias

El día 8 de marzo del 2018 ha sido un día de movilización en el que, sin duda, tiene sentido usar la palabra histórico. Como ha dicho la compañera de la Secretaría Feminista de LAB, Zaloa Ibeas, la huelga feminista demostró que es posible y necesario apostar por el feminismo: “Ha abierto un nuevo tiempo para las mujeres y el movimiento feminista en Euskal Herria. Los resultados han sido impresionantes, pero los efectos del paso que hemos dado serán más impresionantes aún”

Esos nuevos tiempos están teniendo también su reflejo en la UPV/EHU; en nuestros Campus se manifiestan más iniciativas feministas que nunca. Además, la cada vez mayor oleada feminista empapa todas las áreas de la Universidad más allá del ámbito académico. Podemos afirmar que la convocatoria del 8 de marzo tuvo también un gran seguimiento entre el alumnado, profesorado y PAS.

A pesar de que el movimiento que se está dando sea imparable, en nuestro entorno también nos encontramos con algunas resistencias e inercias. Una de ellas fue, sin duda, la nota interna enviada por la administración a las trabajadoras y los trabajadores del PAS, en la que algunos derechos laborales no se respetaban y entorpecían el sumarse a la convocatoria; por mencionar alguno, se impidió que los hombres tuvieran los permisos necesarios para posibilitar que hicieran tareas de cuidados y así permitir que las mujeres hicieran huelga. La legalidad de las medidas tomadas por la administración fue puesta en duda por LAB, y así se lo comunicamos a la Rectora. La Gerencia envió una segunda nota, y ello dejó en evidencia la negación de los derechos mencionados en la primera nota.

En cualquier caso, la propia dirección perdió una ocasión histórica para mostrar, más allá de sus palabras, el verdadero compromiso que debería tener a favor del cambio social.

Por otro lado, en la UPV/EHU se dio un hecho que empañó el día de huelga y que consideramos muy grave. Se trataría de una agresión por parte de un profesor a unas alumnas que estaban haciendo una reivindicación feminista. LAB no tolera actitudes de este tipo ni en el Campus ni en ningún otro sitio. Nos pusimos en contacto con la Dirección de Igualdad para que se aclare cuanto antes lo sucedido. Asimismo, frente a ataques de este tipo, exigimos a la dirección de la Universidad que tome las medidas oportunas.